Corto libro
a an Anonimo

English / Spanish

Estimado anónimo!

Contar los hechos de una situación sorpresiva, aparentemente negativa, puede no ser fácil, pero puedo decir que muchas veces de situaciones sorpresivas se sale con muchas enseñanzas. Esta es una de esas situaciones.

En febrero del 2020 hice un viaje a Colombia para visitar a mi familia. De repente el mundo se torno en caos, las noticias hablaban de una gripa que no se podía controlar y que venía desde una ciudad en China llamada Wuhan. Esta “gripa” aparentemente viajó de Oriente a Occidente en un tiempo muy corto. Aunque hay muchas especulaciones de la realidad de los hechos. Algunos no le dimos atención, otros simplemente lo ignoramos y otros entramos en un estado de sorpresa que está aún presente. Hoy es la Pandemia llamada por el COVID-19…

— me encontraba en Bogotá
— mi vuelo de regreso a mi casa en Berlín, fue cancelado repentinamente
— rápidamente nuevas decisiones: vamos a comprar suministros de comida, retira algún dinero del banco, puede ser necesario…
— parece que mueren los más viejos! Que no salgan papá y mamá que hoy llegan a los 70 años de edad. La abuela…alarma repentina!
— hay que cerrar la empresa
— ¿da el gobierno alguna ayuda?
— ¿Viajo o no viajo en el último vuelo de regreso a Alemania?
— ¿Dónde tienes tu salud más segura?
— y si muere alguien de mi familia?
— y si no puedo volver a verlos?
— y si muero yo?

En cuestión de unos días decidí quedarme en Colombia.
Dos semanas más tarde, se cerró el aeropuerto internacional el Dorado de Bogotá. Mi viaje que empezó en los carnavales de Barranquilla y una visita al mar con mamá, terminó en 4.5 meses en la casa donde crecí con 4 personas en cuarentena…

Mi tiempo en Colombia durante la primera cuarentena del COVID19, fue un descubrimiento de muchas cosas. Algunas situaciones son íntimas y otras pasan de la intimidad, a la realidad social, reflejada en un pequeño grupo de personas de clase media en la ciudad de Bogotá.

A Short Book To An Anonymous

Me reading parts of it on 29. December 2020
(in Spanish)

Capítulo 1

MI FAMILIA:
LA REPRESENTACIÓN DE UNA PARTE DE LA SOCIEDAD
EN COLOMBIA
Y el reflejo de una parte de mi.

Parte 1.

Depuramos muchas cosas entre nosotros, estuvimos hablando de cosas del pasado y limpiando cada rincón de la casa de mis padres. También intentamos los rincones emocionales, esto toma más tiempo y  trabajo. 

Yo veo a mi familia aproximadamente una vez al año. Pero no estoy con ellos 24 horas al día desde hace 14 años y menos en temporadas tan largas. Lo que nos trajo a otras confrontaciones concretas con temas como: género, y creencias con respecto a formas de vida. Desde las cosas positivas hasta las negativas. Somos 6 hijos del mismo papá y mamá. Y una 7 hermana solo por parte de papá. Que tiene 6 ó 7 años de edad y aún no conozco. A mi padre le cuesta entender que no hay problema y que integrar las cosas por medio de la comunicación es más fácil y más amoroso.

Dentro de mi núcleo familiar según escuché a mi hermana en esta “visita” somos 17 personas. Sus actividades son intensas semanalmente, pues participan en muchas actividades individuales y sociales juntos. El más aislado soy yo por vivir en otro país, por otro lado lo encuentro sofocante muchas veces. Otras veces lo extraño.

De estas 17 personas hay 4 niñas menores de 10 años (adorables), dos recién adultos con 20 a 22 años (en crecimiento veo) y el resto mayores de 31 hasta los 70 años (en constante crecimiento y silencio también).

Nunca hablamos de la identidad de género abiertamente, de las necesidades sociales y de los resultados que traen nuestras creencias poco reflexionadas. En esta ocasión y como estuve más tiempo, me sentí afectado por sus formas de ver algunas situaciones sociales. Soy un hombre gay de 38 años, crecí en un contexto bastante costumbrista familiar. Situación que hoy aún se repite en muchas familias de Colombia, sin embargo hay mucho avance en cuanto a este tema. Es una parte íntima, que al final es pública y es un reflejo de la sociedad en que crecí y visito anualmente.

Contradictorio:
La mayoría de mi familia acepta los “gay”, pero porque les parecen “chéveres” según su descripción y divertidos.

Llame a una reunión con mi grupo familiar. Al confrontarlos porque no me siento aceptado del todo, además de su postura frente a grupos a los que pertenezco, como LGTB, u otras minorías. Estas fueron algunas de sus respuestas:

— La mayoría de mis familiares acuerdan en que las minorías no existen, creen que es una creencia personal de los que hacen parte de un grupo sean negros, LGBT’, feministas… Mi perspectiva es que para no aceptarlo y no aceptar su ignorancia frente al tema, lo ponen en esos términos.

— Un cuñado dijo que claro, me aman, me aceptan y me respetan, lo que no dudo. Pero que educan a sus hijas bajo la filosofía de la religión católica. Y que les gustaría mantenerse asi, en sus palabras: “respetamos, y tenemos inclusive una alcaldesa lesbiana en Bogotá. Hasta lo hemos hablado con mis hijas. Pero ya ver a dos hombres cogidos de la mano…”. Lo que claramente muestra una doble moral y un desarraigo completo por entender la situación de otro ser humano que vive discriminación, rechazo, no aceptación por como es.

Yo personalmente, me pregunté si él espera que yo no tenga demostraciones de afecto con una pareja en frente de ellos, porque esto afectaría su filosofía arraigada a la institución católica, pero no al dios que acepta a todos por igual. Ò si con este comentario él espera q sus hijas nunca vean algo tan normal en su entorno más cercano como es cogerse de las manos dos personas del mismo sexo.

— Otra de mis hermanas apoya fielmente que las personas se rechazan solas y por eso existen las minorías. Desde la parte sicológica, tal vez tenga razón, alguna parte individual de todo ser humano pasa por momentos de rechazo. Y donde queda la parte colectiva? A lo que no tiene sustentación porque no está en contacto con ninguna minoría y nunca se ha preocupado por saber exactamente que es ó son, ó mejor dicho que somos?  Luego puedo decir de ella que la entiendo, una mujer que busca el éxito en su trabajo y familia, pero atosigada en carga laboral, y poco tiempo para ella. 

Otro reflejo de la sociedad latinoamericana, que además de todas estas cosas en la mitad de una pandemia, ha tenido que atender a sus hijas 24 horas en casa, los colegios están cerrados para este momento de la Pandemia. Y se mantuvieron cerrados todo el año 2020. Para el 2021 planean colegio por turnos.

Si, esta situación me obligó a hablarles, a mi familia. Me sentía mal. Pero me di cuenta que es un tema que aún hoy está muy arraigado en las entrañas de una sociedad con pocas herramientas y manipulada por su gobierno. 

Para acortar lo que quiero contar, reafirme que aún hay mucho trabajo que hacer para abrir los corazones a una verdadera aceptación por el otro.

Esta situación me lleva a ratificar y a una mayor comprensión sobre la sociedad en la que crecí y sus formas de evolución. El hombre para compartir un espacio y una sociedad, aún necesitan más del arte, y menos reproches. Los cambios están sucediendo pero aún hay mucho trabajo. Veo aún más la necesidad social en mi trabajo como artista.

Lo más importante es que durante este encuentro es que el mensaje por aceptar al otro, les llegó a mis cuatro sobrinas pequeñas, que son quienes formarán las nuevas sociedades. Ellas eran mi principal objetivo de este encuentro.

Con respecto a los adultos, las cosas que les resuenen las trabajarán en su momento o volverán a nacer para trabajarlas. O como adultos tendremos caídas para reflexionar e  interiorizar estos temas. 

Que puedo decir…hoy pienso que  viví de nuevo algunas rutinas de la familia Latinoamérica…dulce y amarga tirando a ácida, el amargo no me gusta. El ácido me encanta pero no alcanza a ser suficientemente ácido…!

Con respecto a mi:
— no fue fácil, pero fue amoroso
— fue una situación incómoda, pero de crecimiento personal
— fue triste ver a personas tan inteligentes, mi familia, a la vez tan cerrados a una situación que afecta al mundo hoy. Pero veo a las nuevas generaciones crecer con otras herramientas.
— entiendo que la evolución espiritual pasa por todo esto. Y por eso las generaciones que vienen tomarán otras acciones.
— Viví y reconocí mi ser en el amor familiar.
— Agradecí estar 4.5 meses con mis padres.
— Disfrute de 4 hermosas y “complejas” niñas en tiempos de pandemia.

Parte 2.

Estábamos encerrados en la misma casa en un comienzo 5 personas. Vivíamos en cierta “armonía”?

— mi hermano mayor se niega a sus 43 años a colaborar con los oficios de la casa, (lavar, cocinar, limpiar baños) creencias aún antiguas donde el hombre no hace estos oficios pero la mamá está en la “obligación”. Lo que generó mucha complicaciones en el primer mes. Hasta que él decidió irse a su casa. No se si fue lo mejor pero la convivencia fue más fácil y menos pesada físicamente en actividades para todos. Con mucho amor lo aceptamos aunque con mucha tristeza, nuestros intentos de acuerdo no trajeron la continua convivencia.

Estimado anónimo,  no olvides que te escribo a tí. Y tú puedes sacar tus propias conclusiones: mi mama y papa tienen casi 70 años de edad y mi hermano mayor en su forma de pensar cree que debía ser atendido.

Esto es lo que llamó reflejos de la sociedad donde crecí, influencias que aún están y se intensifican en medio de situaciones así.

Colombia es un país machista, liderado por un matriarcado que lo apoya.

Capítulo 2

COSAS VARIAS

— elegíamos una persona para salir a comprar la comida. Esta persona debía tener cuidados muy específicos al regresar a la casa: todos los paquetes se llevaban a un espacio donde durarán 24 horas. Luego sería lavado cada artículo con jabón y agua sin importar cual fuera.
— billetes rociados con alcohol.
— ropa sucia en una caneca con agua y jabón, si habías salido a la calle. E ir a la ducha directamente antes de cualquier actividad.
— Había mucho miedo generado por la noticias, mucho escándalo por los medios de que podía ser esto: lo que hemos escuchado de otros países con manipulación, control y otras cosas, también pasó en Colombia.
— Familias inclusive a 10 minutos de distancia en auto no se podían ver. Para mi madre fue muy doloroso no poder ver a su mama. Mi abuela.

Capítulo 3

UN PAÍS MUY CORRUPTO

— el gobierno cobró hasta cinco veces el precio de una lata de atún para los apoyos a familias de mayor necesidad. Así con otros productos.
— los mercados desaparecían en el transcurso de su destino.
— mataron a líderes sociales en sus casa, gracias a la cuarentena los podían encontrar más fácil.
— Encerrados, y estar obligados a cumplir normas por la presencia de un “enemigo invisible” como lo llamó mi padre.
— Aparecieron números de cédula inexistente para reclamar los mercados y/o las ayudas económicas que salían para estas necesidades.

Capítulo 4

“YO”
Y TAL VEZ MUCHOS
EN MEDIO DE ESE MOMENTO

— Una persona muy sexual
— no me podía tocar
— no podíamos salir de la casa
— no dejes de usar la mascarilla
— no salgas
— no compres esto
— no podía hablar de todo
— no estaba en mi casa
— no hagas esto o lo otro
— no
— no
— no te derrumbes, mantente fuerte
— no creas lo que te dicen
— no es cierto lo que pasa
— no hay pandemia
— no
— no
— no, había muchos “no”, pero también había muchos “si”.

— si a compartir con la familia. En mi caso, no es tan difícil a pesar de nuestras diferencias. El amor y el siempre intentar entender a los otros nos ayuda a superar muchas cosas. Representamos a la familia unida latinoamericana. En medio del conflicto nacional y global. En medio de la idea de salir adelante y crecer como personas, de ser cada vez mejores seres humanos. Enseñanzas de nuestros padres y abuelos.

— si a pintar, les comparto.
— si a limpiar, agotador
— si a cocinar, nuevas recetas
— si a hacer ejercicio, contagie a mi hermano de ejercitarse un poco
— si a ver documentales de historia del hombre
— si al crecimiento espiritual, meditación. Agradezco inmensamente este tiempo de luz.
— si a estudiar online, Feldenkreiz y otras cosas.
— si al estudio de la historia de la humanidad con mi hermano menor. Comprendimos que aún nos quedan muchos años de evolución, pero vemos que hay evolución y no hay que centrarse en las cosas negativas.
— si, generamos cambios de hábitos alimenticios.
— si, segunda operación en Berlin después un accidente. Estube cerca a la muerte. — si, termianr la recuperación de un pasado accidente

Capítulo 5

LA INFLUENCIA
DE ESTE TIEMPO EN MI TRABAJO ARTÍSTICO
Y MI TIEMPO DESPUÉS.

LA PANDEMIA, generó un encuentro ARTÍSTICO muy importante con mis compañeros de la universidad de artes de Bogotá donde estudie. Estudiantes egresados del 2007 de la ASAB, extensión artística de la universidad Francisco José de Caldas de Bogotá. Después de 13 años desarrollamos un proyecto internacional con mujeres artistas Colombianas viviendo hoy en la India, Colombia, Suecia, Estados Unidos, España, Alemania, que muestra la vida personal, familiar en forma autobiográfica en un video danza. Un proyecto que hoy lleva 9 meses con una proyección artística a futuro y un trabajo que ya ha sido invitado a presentarse un par de festivales.

Encuentro semanales
Lecturas
Videos
Estudio de artistas
Culturas encontradas
Frustraciones
Emociones
Meditaciones
Entendimiento
Amor

Si! Al desarrollo y la escucha de nuevos diálogos.

Y eternamente agradecido a este grupo de mujeres artistas que empoderan mi trabajo coreográfico, mi parte femenina, mi ser como guia en meditaciones y creatividad. 

Capítulo 6

MI TIEMPO EN BERLÍN, MI CASA
EL ARTE Y MI CIUDAD

De repente me encontré desarrollando nuevas estructuras de pedagogía y transmisión de conocimiento. Sufrí una transformación positiva en mi estructura pedagógica y emocional educativa. Transmitir la danza, el arte, y la creatividad a través de seminarios y clases online. Esta transformación la vieron mis estudiantes y compañeros de trabajo luego también de forma presencial al volver a Berlín.

Una transformación de mi ser interno por la influencia de un nuevo medio y las necesidades sociales del presente mundial. La proyección de otras formas de diálogo género aulas más llenas, y seres humanos más curiosos. Mas conscientes. 

La TRILOGIA…

Otro resultado artístico y creativo que trae como consecuencia una expansión de mi entendimiento del universo que habito y el universo colectivo que  habitamos. La primera parte de una trilogía, “ASPHALT BODIES – Concrete Cities” como la llame presentada en Octubre del 2020 en DOCK11, Berlín. Un trabajo aún en proceso, que pienso no hubiera sido posible si esta pandemia no hubiera existido. Se dieron los medios artísticos, materiales y humanos para su desarrollo. Esta trilogía reúne a artistas de Berlín en diferentes campos, música, teatro, dramaturgia, dirección, diseño y otras artes. Presentado por un grupo de bailarines en escena, todos artistas abiertos a hablar de cambios y transformaciones en nuestro planeta y en nuestro presente.

En escena pusimos algunas formas de cómo imaginamos el futuro, la aceptación por otros, qué formas de comunicación podríamos desarrollar. Una utopía puesta en un mundo material e imaginario. Resultado de una investigación que mostró su primera fase aún no terminada y que con pocas expectativas cumplió ya un cometido: mostrar el mismo mundo en que vivimos de forma positiva, poner en la balanza de lo que consumimos perspectivas buenas de este mundo que habitamos como colectivo.

“ASPHALT BODIES – Concrete Cities

Concrete structures, black and dense in their fluidity, are very common in all the cities where we, the artists of this research, come from. The scars on the surfaces of those cities, the cracks in their asphalt, make us reflect on our understanding of what becomes habitual for us in contrast to what we consider as natural… Asphalt Bodies / Concrete Cities will be made thanks to the different cultural influences that marked the artists who investigate it. They have changed their place of origin and have adapted and transformed their learned codes from different cultural and social contexts to live now in Berlin, the place of this common creation. Directed by Alexander Carrillo as artistic director and choreographer, who aims to create aesthetic dialogues with the audience for an understanding of divers perceptions of life.

Choreography / Direction: Alexander Carrillo
Creation & Performance: Stella Zannou, Oktavia Zoë Vöhringer, Dominik Feistmantl, Maya Gomez, Alexander Carrillo
Dramaturgy: Phi Micheli
Graphic Designer: Tommes Armster
Music: Aérea Negrot
Camera / Video: Irene Izquierdo
Photographer: Sven Wolfgang, XXX
Advice: Fernando Derks, Rene Alejandro Huari
Stage, costume design & Production: Alexander Carrillo”

CAPÍTULO 7

ENSEÑANZAS

Entender realmente el significado de la paciencia.  De la escucha al otro como un reflejo de mi ser interior.

Tolerar y aceptar el momento presente como es.

Dejarse ir con el río en medio de las piedras, es la representación del amor en medio de la tormenta.

Aceptar los cambios y vivir la transformación como un hecho natural que nos muestra también nuestro camino espiritual.

Termine el viaje de manera sorpresiva, una despedida por el azar de un vuelo humanitario, ayudas humanitarias que debián ser pagadas…genero confusión en la familia por si me viajaba y no me siento bien!

Aceptación por la vida como es.

El futuro es incierto como lo aprendimos. El presente es lo que tenemos y tiempos de incertidumbre son solo las cosas internas que no hemos solucionado. 

Vivir en agradecimiento por lo que hemos vivido, y dar siempre lo mejor.

Curar nuestras raíces, familia, acercarnos a nuestro lado oscuro, ilumina nuestros miedos y frustraciones.

Hoy es 29 de diciembre del 2020 y te deseo lo mejor desde Colombia para el 2021. Pase una cuarentena en Berlín recientemente de dos meses, y tuve la oportunidad de volver a Colombia por un periodo de un mes, tal vez a terminar lo que empezamos con mi familia en la primera cuarentena. O simplemente existir otros días a su lado. El “caos” aun no termina.
Seguramente te contare mas…

Feliz 2021 querido anónimo, últimas enseñanzas de toda esta situación:
Confía en ti y escucha tu intuición. Esta siempre tiene la razón.

Annexe

Me in Bogota

spontaneous recording, 01. April 2020
(in Spanish)

Me in Berlin

spontaneous recording, 30. October 2020
(in English)